Laboratorio clínico general

Laboratorio Clínico - Care24

Laboratorio clínico general Hay 48 productos.

Activar filtros

Laboratorio Clínico General 

Las pruebas de laboratorio examinan muestras de sangre, orina o tejidos corporales. Un técnico o el médico analizan las muestras para determinar si los resultados están dentro de los límites normales. Los análisis usan un rango de valores porque lo que se considera normal varía de una persona a otra. Muchos factores afectan los resultados de los análisis. Entre ellos:

Sexo, edad y raza, lo que come y lo que bebe, las medicinas que toma

El seguimiento de las instrucciones antes del análisis:

El médico también puede comparar los resultados con análisis anteriores. Las pruebas de laboratorio son a menudo parte de un examen de rutina para detectar cambios en su salud. También ayudan a los médicos a diagnosticar cuadros clínicos, planificar o evaluar tratamientos y controlar enfermedades.

El resultado de un análisis clínico se encuadra dentro de los valores de referencia establecidos para cada población, y requiere de una interpretación médica. No deben confundirse ambos conceptos, por un lado está el resultado de la prueba de laboratorio realizada, y por otro, la interpretación que el médico dé a esos resultados.

Al realizar un análisis clínico siempre se tienen en cuenta ciertas características propias de cada prueba diagnóstica; como son: la especificidad, la sensibilidad, el valor predictivo, la exactitud, la precisión y la validez (analítica, clínica y útil de dicha prueba), así como la preparación y recogida de la muestra o el rango de referencia.

La química clínica utiliza procesos para la medición componentes químicos en la sangre y en la orina. Existen pruebas para analizar todos los componentes químicos que se encuentran en estos fluidos como: Colesteroles, Glucosa, Fosfatasas ácidas y alcalinas, Triglicéridos, pruebas de función renal como Nitrógeno uréico, Creatinina, Depuración de creatinina, pruebas de función hepáticas como Bilirrubinas, ALT, AST, GGT, Electroforesis de proteínas, entre otras.

Los laboratorios clínicos pertenecen a lo que comúnmente se llama medios de diagnóstico, siendo una especialidad médica de gran relevancia en la actualidad. Todo el ámbito de salubridad está estrechamente relacionado con la ciencia, creciendo simultáneamente. Cualquier ensayo clínico o investigación médica está incompleta sin pasar por un laboratorio clínico, ya que estos permiten confirmar o descartar un diagnóstico.

Para poder realizar todas estas pruebas de manera efectiva es necesario contar con buenas instalaciones para lograr dicho objetivo y tenemos disponible para nuestros clientes. En primer lugar, el espacio que se determine para este fin debe responder a las necesidades de trabajo actuales del departamento, con el fin de tener al alcance todo lo requerido.

Para esto, se deben tener en cuenta factores como cubículos, áreas para esterilización y limpieza de materiales, espacios con refrigeración, áreas para trabajo con radioactivos, entre otras. 

Recepción de muestras para la realización de exámenes de Laboratorio Clínico:

La recepción de muestras se lleva a cabo en el espacio identificado.

Para asegurar la calidad de las mismas se le brinda al paciente indicaciones acerca de la manera en cómo éstas deben ser recolectadas, a través de instructivos que se le entregan.

Toma de muestras para la realización de exámenes de Laboratorio Clínico.

Toma de muestras de exudados o citologías: Es realizada por personal profesional en bacteriología, cuenta con un espacio reservado para estos propósitos. Este se encuentra dotado con muebles muy cómodos. Todos los elementos utilizados en los procedimientos son desechables.

La medicina, desde su tecnificación a mediados del siglo pasado, ha avanzado y cambiado sus perspectivas, con la consecuente modificación del curso de las enfermedades, el tratamiento y el pronóstico;es en este contexto donde surge la llamada medicina basada en la evidencia (MBE), que ha constituido una nueva propuesta en el campo de la salud y ha impactado en el ejercicio de la asistencia, la docencia y la investigación de las ciencias médicas, desde su aparición a finales del siglo pasado.

El ejercicio de una práctica ahora basada en evidencias, que utiliza de manera consciente, explícita y racional la mejor evidencia clínica disponible para tomar decisiones sobre el cuidado de los pacientes, así como para soportar las acciones que de ellas puedan derivarse, implica la integración de la maestría clínica individual con las pruebas científicas más consistentes y confiables, resultantes del avance de la investigación clínica, apropiadas tanto para el paciente y su condición como para el médico, el servicio de cuidados y el escenario clínico existente.